ARGENTINANOTICIASNOTICIAS

Crespo (DEVA): “Hace falta tener un mejor entendimiento de la industria de los Esports como deporte en todas sus etapas”

Para Crespo, los Esports fueron generados por una comunidad global de gamers con una misma pasión.

¿Cómo recordás tus inicios en los videojuegos?
Con mucha felicidad. Pasé horas y horas con mi hermano hablando de videojuegos y quemando transformadores por jugar mucho al Family y al Sega. Creo que los juegos que más disfruté de chico fueron el Super Campeones 2, el Goal 3 (eso decía el cassette; el juego era el Kunio Kun no Nekketsu Soccer League) y al NBA Live 98 de Sega.

¿Cómo fue el trabajo para construir y fundar DEVA? ¿Quiénes están asociados? ¿Qué balance hacés de la tarea realizada, a tres años del comienzo?
Como todo lo nuevo, el hecho de comenzar a construir DEVA fue un trabajo difícil, pero a la vez muy satisfactorio. Éramos cuatro personas que no nos conocíamos tanto y pudimos llegar a forjar una amistad en base al trabajo. De esta forma, desarrollamos la Asociación en conjunto y, al día de hoy, aún seguimos aprendiendo. Actualmente, los socios activos son colaboradores que ayudan en las tareas del día a día. Llegamos a tener más de cien colaboradores y programas de pasantías con universidades, como la Universidad Abierta Interamericana (UAI). En cuanto a jugadores y equipos, tenemos más de 35 mil jugadores participando de distintas competencias y más de 1.300 entidades en proceso de certificación. Brindamos asesoría y apoyo legal, administrativo y comercial. Tres años después del lanzamiento, mi balance es positivo. Tuvimos muchos aciertos y también una cierta cantidad de errores. Como eterno inconformista, siempre busco que podamos ir un paso más delante de donde estamos. A lo largo de los años, se fue conformando un equipo que refleja esa misma mentalidad.

¿Por qué en 2018 decidieron unirse a la Federación del Deporte Universitario Argentino (FEDUA) y lanzar la Liga Universitaria de Deportes Electrónicos (LUDENS)? ¿Qué análisis hacés de los resultados de esta experiencia?
La realidad es que el eje de DEVA es la unión. Por eso, creemos que la industria del deporte electrónico necesita de muchos actores para poder progresar de una manera saludable y fructífera de cara al futuro. Es importante aprender de organizaciones que tienen más tiempo de recorrido en el mundo del deporte. De ahí que decidiéramos -con acierto- establecer una alianza con FEDUA. Ambas entidades comprendemos que, para que esta disciplina crezca, es importante capacitarse, educar y generar herramientas que permitan a los deportistas evolucionar en su vida personal y profesional. Por ello, creo que es de vital importancia ligar el deporte al mundo académico. Asimismo, la experiencia con LUDENS fue muy positiva, ya que tuvimos muchos participantes y pudimos lograr el interés de las universidades, con las cuales ahora tenemos convenios para desarrollar esta nueva actividad.

¿Cuán importante es darle un marco educativo y social al universo de los Esports? ¿Qué convenios puntuales tiene con universidades del país?
Como decía, es clave generar ese marco, diseñando programas educativos que logren una estandarización del conocimiento. La meta es que cualquier emprendedor de Esports (un club, una empresa o una persona creando su equipo) pueda contar con las herramientas necesarias para instaurar un espacio sano y con posibilidad de crecimiento que permita a los futuros jugadores de sus escuadras desarrollarse de manera plena. Hoy en día, nuestros convenios son de mutua colaboración para el progreso de los Esports y la creación conjunta de programas educativos. Un ejemplo es el Programa Ejecutivo que ya tuvo su segunda edición en la Universidad de Palermo (UP).

En ese sentido, ¿de qué manera lograron que los Juegos Bonaerenses incorporaran a los Deportes Electrónicos dentro de sus disciplinas? ¿Qué gran cambio implica esto a nivel sociocultural?
Fue una coincidencia de intenciones, porque, en su momento, el Subsecretario de Deportes también tenía la intención de incorporarlos. Nosotros pudimos dar los fundamentos y el desarrollo integral de la disciplina como para que tenga sentido hacer el esfuerzo. Es entendible que muchas personas ligadas al mundo del deporte no entiendan que una actividad que no tiene esfuerzos físicos notables contenga los mismos ingredientes competitivos, educativos y sociales que otro deporte. Ahí es donde hacemos nuestro trabajo con DEVA: para mostrar que esta disciplina no va a sustituir a otros deportes, sino que es una actividad complementaria. Desde mi punto de vista, es esencial poder acercar todos los valores y buenas prácticas a los futuros deportistas de esta nueva disciplina. Por eso, quienes vienen acumulando una experiencia de años en las distintas profesiones asociadas al deporte deberían sumarse a trabajar en Esports, y no tratar de segregarlo o apartarlo. De esta manera, el impacto positivo que se busca a nivel sociocultural a través del deporte podrá llegar a muchos más jóvenes.

¿Qué es ‘Desayunando Esports’? ¿Cómo y por qué creés que los medios deberían promover la actividad?
‘Desayunando Esports’ es un proyecto mío, un gusto que me doy y que pretendo que pueda ayudar a otras personas. Se trata de un programa matutino de entrevistas en formato podcast. He podido conversar con mucha gente a lo largo de los años y creo que hay ideas valiosas para compartir, distintos puntos de vista que escuchar sobre una misma temática. No sé si los medios deberían promocionar el programa, pero sí estoy seguro de que podría ayudar a mucha gente que no conoce nada sobre esta industria y fomentar un mayor entendimiento a quienes sí conocen.

Si bien hace muchos años que se trabaja con el desarrollo de videojuegos en Argentina, generando ingresos para el país, recién ahora, con la cuarentena, parece que las competiciones y la industria en sí están teniendo más eco. ¿De qué manera se podría coordinar una acción conjunta con la prensa y figuras del deporte y el entretenimiento para expandir la popularidad de este segmento de la economía y educar más al respecto a la gente?
La pandemia redujo las posibilidades de entretenimiento y una de las que encontró fuertemente su lugar fueron los deportes electrónicos, el streaming y los videojuegos. Son actividades online que se hacen dentro del hogar, ideales para una cuarentena como la que vivimos. Con respecto a la promoción masiva, un proyecto que siempre me interesó realizar y que, de a poco, estoy llevándolo a cabo es generar ciclos de charlas, congresos de debate y más espacios de discusión sobre deportes y Esports. Hay contadas entrevistas en televisión sobre este tema, y se habla muy poco en los colegios y en los hogares.

Sabemos que en Asia, Europa o Estados Unidos se manejan otros volúmenes de ganancias y existe una mayor difusión. En la comparación regional con otros países de LatAm como México y Brasil, ¿cómo está la Argentina en materia de desarrollo de videojuegos y del crecimiento de los Deportes Electrónicos ¿De qué forma habría que estimular la inversión a largo plazo en esta industria?
En cuanto a materia de desarrollo de videojuegos, honestamente, no estoy muy al tanto. Mientras que, en lo relativo a Deportes Electrónicos, Brasil es de otro planeta (por su avanzado nivel) con respecto al resto de LatAm. Argentina está muy verde a nivel del negocio para los Esports. Se van generando proyectos cada vez más grandes, pero si no se los lleva a un ámbito regional, es muy difícil tener un negocio sustentable. Creo que la inversión viene luego de la credibilidad, y la confianza del sector y la comunidad de Esports está muy fragmentada. Hace falta tener un mejor entendimiento de la industria como deporte en todas sus etapas y, obviamente, de la etapa final de cualquier deporte, que es el espectáculo, donde se centran las mayores inversiones.

Además del encierro que supuso la cuarentena, ¿qué otros factores fueron decisivos para este gran crecimiento de los Esports a nivel mundial?
La pasión. Los videojuegos produjeron una gran pasión en la gente y esto llevó a formar comunidades muy fuertes. Uno establece vínculos muy estrechos con otras personas cuando se tienen grandes estímulos y también cuando se comparte la misma pasión por un tema. Los videojuegos tienen todos los ingredientes para atraer la curiosidad y el interés de las personas. Hay increíbles historias, personajes épicos y la posibilidad de vivir a través de estos personajes en conjunto con amigos y desconocidos para competir de manera frenética y ganarle a otros desconocidos que te encontrás de manera online, o mismo de manera solitaria en forma offline. La posibilidad que trajo Internet de unir a las personas en redes sociales o foros y compartir su pasión estimuló el avance de esta industria. Los Esports fueron generados por la comunidad.

¿Cuáles son tus proyectos personales y las metas a futuro de DEVA?
Mi proyecto personal es poder dar más charlas con respecto a lo que hago y, obviamente, mi programa ‘Desayunando Esports’. Cada día, quiero ser un mejor profesional. En cuanto a DEVA, nuestra meta es poder unir a todos los actores de la industria y lograr un trabajo mancomunado en el cual no se deje afuera la opinión de nadie. Estamos seguros de que, en conjunto, podremos acortar el tiempo que necesita la industria para desarrollarse. Además, se va a generar trabajo para muchos profesionales y negocios para muchas empresas. A futuro, el mayor objetivo es promover una Liga Nacional que tenga en cuenta tanto aspectos competitivos como educativos y sociales. Es una idea que planteamos hace dos años, pero que todavía no conseguimos plasmar por falta de inversión para llevarla adelante. Ojalá pronto aparezcan recursos para darle viabilidad.